Localizado un segundo quítrido patógeno en Anfibios europeos

Durante los últimos años se ha asistido con impotencia a una masiva muerte de anfibios en todo el mundo como consecuencia de la extensión y contagio de un hongo patógeno, el Batrachochytrium dendrobatidis, causante de la desgraciadamente ya famosa quitridomicosis. Más de 200 especies se han visto gravemente disminuidas o incluso extinguidas, constituyendo la mayor amenaza frente a la biodiversidad de este grupo animal.

B.salamandrivoransActualmente, la aparición de un nuevo quítrido patógeno en el O de Europa, denominado Batrachochytrium salamandrivorans e incluso más virulento que el anterior, supone un problema de enorme posible repercusión para las poblaciones de anfibios europeas y particularmente para las salamandras, con la amenaza de poder llegar a ser de efectos devastadores. La aparición de este segundo quítrido patógeno en Europa parece tener su origen en el mercado internacional de mascotas, provenientes del E asiático.

 

Barra de escala, 10 µm

B.salamandrivorans fue aislado e identificado a partir de muestras tomadas cde ejemplares de Salamandra salamandra hallados muertos en una reserva natural próxima a Maastrich (Holanda) en 2010. Desde entonces, la población natural de esta especie se ha visto dramáticamente disminuida, con una tasa de mortalidad superior al 96 %.

En un reciente trabajo publicado en Science, se sometió a exposición algunos ejemplares de 35 especies anfibias (24 especies de salamandras) frente zoosporas del patógeno durante 24 h, dando resultados positivos en la mayoría de las salamandras, pero no en ranas o cecilias.

Entre las salamandras, B.salamandrivorans se mostró letal prácticamente en todas las especies europeas y norteamericanas expuestas al hongo, mientras que fue tolerado por la mayoría de los ejemplares asiáticos. De los 44 ejemplares de salamandras paleárticas expuestos, 41 desarrollaron quitridomicosis muriendo finalmente, incluyendo 5 salamándridos y 1 pletodóntido.

B.salamandrivorans está afectando intensamente a las poblaciones naturales de salamandras europeas, no habiéndose localizado hasta la fecha en el continente americano, lo que exige a las autoridades extremar las precauciones sobre todo a la hora de autorizar o prohibir posibles importaciones de anfibios, especialmente salamandras. En este sentido, la prevención de una invasión por B.salamandrivorans supone un auténtico reto de conservación biológica.

En cualquier caso, lo que resulta evidente es que la quitridiomicosis en anfibios ya no se puede atribuir a una sola especie de quítrido, pudiendo ser causada por cualquiera de las dos conocidas, B.dendrobatidis o B.salamandrivorans, que presentan tanto importantes similitudes como diferencias. Ambos hongos inducen patologías epidérmicas letales y ambos se asocian con mortalidades y disminuciones masivas de poblaciones naturales. Sin embargo, las lesiones inducidas por B.salamandrivorans se caracterizan por una marcada ulceración de la piel, mientras que las inducidas por B.dendrobatidis, producen normalmente hiperplasia e hiperqueratosis (inflamación y engrosamiento dérmico).

Además, B.salamandrivorans parece presentar una preferencia térmica inferior, con crecimientos óptimos entre 10 y 15 ºC y presentar aparentemente una mayor especificidad de hospedador, si bien todavía no se conoce hasta dónde llega o puede llegar ésta.

 

Referencias

  • Martel A. et al. 2013. Batrachochytrium salamandrivorans sp. nov. causes lethal chytridiomycosis in amphibians. PNAS, 110(38): 15325-15329.
    http://www.amphibia.be/downloads/PNAS_2013.pdf
    .
  • Stokstad E. 2014. The coming salamander plague. Conserv.Biol., 346(6209): 530-531.
A %d blogueros les gusta esto: