Muerte masiva de anfibios en el norte de España

La aparición de enfermedades infecciosas con un amplio rango de extensión puede tener un dramático impacto sobre comunidades y ecosistemas, constituyendo actualmente una de las principales amenazas a la biodiversidad en algunas regiones y para algunos grupos.

Desde el año 2005, se ha detectado una mortandad masiva de anfibios en algunas localidades y comunidades locales del N de España, en zonas próximas a los Picos de Europa, que avanza extendiéndose por otras regiones de Asturias y Galicia. Los datos registrados hasta ahora muestran un efecto catastrófico sobre las poblaciones y los ecosistemas infectados.

En un reciente trabajo publicado en la revista Current Biology por un equipo interdisciplinar de investigadores españoles y británicos, se han identificado 2 virus filogenéticamente relacionados y altamente virulentos, denominados ranavirus del sapo partero común y del tritón de Bosca (gén. Ranavirus, familia Iridoviridae) como los agentes causantes de la mortalidad masiva detectada en diversas especies de anfibios hospedadores en el N de España, cuyas poblaciones naturales se han visto gravemente disminuidas y afectadas. También se ha identificado un tercer virus relativamente no virulento (virus del sapo partero), que afecta igualmente a estas poblaciones.

Mortandad de anfibios en la PIEste grupo de agentes patógenos parece tener una alta capacidad preexistente para infectar y evitar la inmunidad en múltiples nuevos hospedadores, ejerciendo masivos impactos sobre las comunidades de acogida. Estos patógenos de corte generalista, son capaces de cruzar la barrera interespecífica y consiguen saltar con facilidad de unas especies a otras, superando las barreras inmunológicas de los nuevos hospedadores y llegando a afectar a comunidades de anfibios, reptiles y peces, con consecuencias catastróficas.

Los virus de este gén. Ranavirus sólo habían provocado hasta la fecha un descenso preocupante en las poblaciones de algunas especies comunes en Inglaterra como la rana bermeja (Rana temporaria). Sin embargo, en esta ocasión su presencia en el N de España está reduciendo drásticamente las poblaciones naturales de varias especies de anfibios ibéricos como el sapo partero (Alytes obstetricans), el sapo común (Bufo bufo), o el tritón alpino (Mesotriton alpestris), que son las más afectadas.

Los animales enfermos y muertos exhibieron lesiones superficiales y ulcerosas en la piel, hemorragias internas y necrosis severas en algunos miembros, signos típicos de los procesos letales de ranavirosis.

Los análisis genéticos muestran que los virus aislados de poblaciones en Asturias y Galicia son casi idénticos a los aislados en la zona original de aparición en los Picos de Europa, por lo que su aparición sería casi simultánea en ambas zonas muy distanciadas entre sí, lo que sugiere la contribución humana directa o indirecta en su expansión.

Los investigadores también identificaron la presencia de Batrachochytrium dendrobatidis, hongo patógeno causante de la tan temida quitridomicosis y comúnmente asociados con la mortandad de anfibios en la PI, pero su incidencia fue afortunadamente de orden menor, no estando relacionada con mortalidades masivas.

La presencia de este tipo de ranavirus patógenos causantes de enfermedades infecciosas que afectan a varias especies a la vez, constituye una de las mayores amenazas para la biodiversidad de los anfibios ibéricos. Si estas infecciones no llegan a favorecer genotipos resistentes o tolerantes, o si la afección de las poblaciones naturales es demasiado intensa y no hay una adecuada recuperación demográfica, algunas especies corren el peligro de llegar incluso a desaparecer.

 

Referencias

A %d blogueros les gusta esto: